domingo, 11 de junio de 2017

Estudio de Usuarios

Los estudios de usuarios en general se refieren al interés de como usan la información los usuarios.
Se puede definir al estudio de usuarios al conjunto de estudios que tratan de analizar cualitativa y cuantitativamente los hábitos de información de los usuarios.
El objetivo principal de los estudios de usuarios, es conocer los hábitos, comportamientos, motivaciones, actitudes, opiniones, deseos, necesidades, demandas y grado de satisfacción de los individuos en relación tanto con la información como con los servicios de los centros que se la proporcionan. Esto es, mediante los estudios de usuarios, se pretende conocer la posición que ocupa el usuario respecto al flujo de la información desde que ésta se crea hasta que se incorpora de nuevo al ciclo del conocimiento (Martín Moreno, 1999).


Ampliar el tema en:


Moreno, Martín. Metodología de investigación en estudiosde usuariosCarmen MARTÍN MORENOUniversidad Carlos III de Madrid. Facultad de Humanidades, Comunicación yDocumentación. Departamento de Biblioteconomía y Documentación.

Guía para la Redacción de Referencias Bibliográficas

Documento que ofrece directrices para la elaboración y la presentación de referencias bibliográficas de documentos, tanto impresos como electrónicos, necesarias en la preparación de trabajos de estudio, de investigación o como parte de diversos productos documentales.Está destinado a quienes confeccionan referencias bibliográficas: bibliotecarios, documentalistas, docentes, investigadores, estudiantes y usuarios en general.



CLIC AQUÍ



CENDIE. Guía para la Redacción de Referencias Bibliográficas. La Plata, CENDIE, 2007. Disponible en: http://servicios.abc.gov.ar/lainstitucion/organismos/cendie/documentos_tecnicos/guia_de_referencias.pdf.          [consulta 17 de mayo de 2017]

Formación de usuarios en la Biblioteca Escolar

La formación de usuarios ocupa un lugar muy importante en las Bibliotecas Escolares, ayuda a los usuarios a que puedan hacer uso de la información, sean más autónomos en la sociedad de la información y el conocimiento.
La formación de usuarios es un conjunto de actividades de carácter pedagógicas, que brinda la biblioteca desde los primeros años de escolarización, para transmitir qué es y cómo funciona, cuáles son sus recursos disponibles y qué servicios ofrece para satisfacer sus necesidades de información.  
La biblioteca escolar debe acercar sus servicios a toda la comunidad escolar, promoviendo la lectura y el uso de la información.

El
Manifiesto UNESCO/IFLA sobre la Biblioteca Escolar describe con claridad los Objetivos que son fundamentales "para desarrollar los cononcimientos básicos, los rudimentos en materia de información, la enseñanza, el aprendizaje y la cultura, y representan los servicios esenciales de toda biblioteca escolar:
  • respaldar y realizar los objetivos del proyecto educativo del centro escolar y del plan de estudios;
  • inculcar y fomentar en los niños el hábito y el placer de la lectura, el aprendizaje y la utilización de las bibliotecas a lo largo de toda su vida;
  • ofrecer oportunidades para realizar experiencias de creación y utilización de información a fin de adquirir conocimientos, comprender, desarrollar la imaginación y entretenerse;
  • prestar apoyo a todos los alumnos para la adquisición y aplicacion de capacidades que permitan evaluar y utilizar la información, independientemente de su soporte, formato o medio de difusión, teniendo en cuenta la sensibilidad a las formas de comunicación que existan en la comunidad;
  • facilitar el acceso a los recursos y posibilidades locales, regionales, nacionales y mundiales para que los alumnos tengan contacto con ideas, experiencias y opiniones varias;
  • organizar actividades que estimulen la concienciación y la sensibilización en el plano cultural y social;
  • trabajar con el alumnado, el profesorado, la administración y las familias para realizar el proyecto educativo del centro escolar; proclamar la idea de que la libertad intelectual y el acceso a la información son fundamentales para ejercer la ciudadanía y participar en una democracia con eficiencia y responsabilidad;
  • fomentar la lectura y promover los recursos y servicios de la biblioteca escolar dentro y fuera del conjunto de la comunidad escolar."1
Para cumplir con estas funciones la biblioteca debe ofrecer unos servicios esenciales que doten a los estudiantes de los instrumentos que les permitirán hacer uso de las bibliotecas y de los documentos con un doble objetivo: que puedan obtener el máximo provecho de la información y que sean capaces de realizar sus consultas autónomamente. Para ellos es imprescindible la formación de usuarios.

                                                                                 CAB

1 UNESCO. Manifiesto UNESCO/IFLA sobre la Biblioteca Escolar. Disponible en URL: http://www.unesco.org/webworld/libraries/manifestos/school_manifesto_es.html#3 Consulta: 22 de marzo de 2016.

martes, 13 de diciembre de 2016

Perfil del Bibliotecario

 través del humor los invito a reflexionar sobre los estereotipos que sobre el Bibliotecario circulan en la sociedad.

En el siguiente enlace  BIBLIOTECARIO ESCOLAR  o a través de la invitación en sus correos a EVERNOTE, podrán acceder a los textos de lectura obligatoria para la actividad final.

Actividad de envío al foro del grupo:

¿Se identifican con alguna imagen?

¿Sienten que desde afuera se los identifica con alguno de los estereotipos que se pueden apreciar en el comic o en Imágenes de Julio Neveleff?

Escriban un texto argumentativo sobre el perfil del Bibliotecario Escolar en la actualidad. 

sábado, 19 de noviembre de 2016

Bibliotecas de la ciudad de La Plata

EL ACERVO CULTURAL DE LA CIUDAD
La ciudad de La Plata cumple 134 años de vida y, como ya es parte de la tradición platense, EL DIA lo festeja con un suplemento especial dedicado a rescatar algunos de sus valores más importantes. Esta vez, el foco para celebrar un nuevo aniversario está puesto en las bibliotecas públicas de La Plata, esos templos que, ya sea en casonas barriales o en salas palaciegas, funcionan desde hace tiempo como verdaderos guardianes de nuestra propia cultura. Este suplemento, que incluye el listado oficial de las bibliotecas públicas de la Ciudad, seleccionó catorce de las más representativas pero se motoriza a partir de la labor tenaz y cotidiana de todas aquellas que, como se dijo, resguardan parte de nuestro acervo cultural como verdaderas trincheras de magia y papel. Y la selección -acaso arbitraria como toda selección- no parece caprichosa. Desde los centros populares más modestos que se expanden y brotan por los barrios hasta la imponente biblioteca de la UNLP con su más de medio millón de títulos o la siempre elegante que funciona en el palacio López Merino, casi todas trazan el mismo diagnóstico: a pesar de lo que se pueda suponer en plena era digital, las bibliotecas platenses gozan de buena salud y, lejos de perder protagonismo en el día a día, atraen cada vez a más lectores.
Alumnos de escuela, universitarios que buscan libros sobre historia o derecho o simples lectores de ficción que andan detrás de la novela de moda o de aquella historia que alguien alguna vez les contó, los perfiles de sus visitantes son variados y van desde los más grandes a los más chicos. Algunos por obligación, porque los profesores piden que se busque la información en los libros y no en internet. Otros, como dicen desde las bibliotecas populares, porque la ecuación económica siempre vuelve más barato el alquiler que la compra. Y otros, muchos otros, sólo porque les gusta pasearse entre los estantes plagados de libros y perderse en la silenciosa pasividad que ofrece la sala de lectura de cualquier biblioteca.
Según la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip), organismo encargado de financiar y promulgar este tipo de instituciones, en el país hay algo más de 2 mil bibliotecas populares, de las cuales cerca de medio centenar funcionan en La Plata y son el motor de un fenómeno que se observa en los distintos barrios de la Región. Son, en su mayoría, centros populares que se mantienen gracias al aporte de los vecinos y que realizan una tarea que excede por mucho el simple hábito de prestar un libro. La historia de estos lugares se remonta a los viejos ateneos y círculos obreros, aquellos en los que los militantes socialistas se reunían para difundir ideas positivistas y humanistas. Muchas de estas bibliotecas también fueron fundadas a instancias de Domingo Faustino Sarmiento, quien en 1870 creó precisamente la Conabip con la idea de fomentar la creación y el desarrollo de estas instituciones.
La magnitud del fenómeno y su permanencia en el tiempo, como se dijo, hace que convivan en un mismo movimiento bibliotecas con importantes infraestructuras con otras que funcionan apenas en una habitación, a la vez que las centenarias conviven con otras bibliotecas fundadas recientemente. Mientras algunas se levantan como centros culturales, otras son el único lugar de reunión vecinal; algunas cierran y vuelven a abrir gracias al rescate de sus vecinos, otras son centenarias sarmientinas y no hay quien las mueva, y todavía hay más como aquellas motivadas por difundir sólo la lectura. Para todas ellas, desde la más chica a la más importante, este suplemento destinado a festejar un nuevo aniversario y repasar, junto a los lectores, una parte importante del acervo cultural de la Ciudad.
INDICE

Disponible en: Diario El Día. La Plata. Disponible en:vhttp://www.eldia.com/informacion-general/bibliotecas-de-la-ciudad-tesoros-de-la-cultura-platense-181520 [consulta 19 de noviembre de 2016]